Archivo de la etiqueta: Hermanas

Far & wild west

El día de la madre le cayó un regalazo a Elena: una sesión de fotos en exterior de parte de su bonita familia. Ainss… ojalá a mi me regalasen cosas así de chulas, a penas tengo fotos de familia! Y es que ya se sabe: en casa del herrero… En fin, que escogimos el atardecer más bonito y caluroso de la historia y nos fuimos a disfrutar del regalo de Elena. Un campo de trigo bien doradito, unos sombreros de cowgirls y una cámara instantánea (con carga!) fueron suficientes para hacer de un atardecer cualquiera, una aventura loca! El resultado no puede gustarme más, pero es que esos cabellos dorados bailando entre el trigo no se podían aguantar! Y esos estilismos tan naturales… y esos ojazos que tienen todos… y ese amor que gasta una familia unida de verdad! Pasamos un rato entrañable del que salieron fotos de familia para siempre!!

_1467_1487_1492_1505    Diptic_1534

Diptic2

_1546_1566_1580

Diptic4

_1581

_1654

_1701_1712  Diptic3 _1752

_1780

_1792

_1812

_1848      _1867 

Sesión de familia otoñal

Irene, Paula y la mamá de ambas, Inés, se quisieron retratar conmigo al aire libre en uno de mis rincones favoritos, y bien cerca de casa que lo tengo. A veces no hace falta irse de expedición para encontrarse con el otoño. Forman una familia preciosa por dentro y por fuera y les tengo un especial aprecio, pues su peque y mi peque hacen buenas migas. Pasaron una mañana en el bosque dándose mil abrazos y subiéndose a todos los árboles que se dejaron y yo, ¡pues como una loca detrás de ellas, jajaja! Os dejo una breve muestra de algunos de los momentazos que pude recoger. Desde la inocencia de una duendecilla de 4 años, la frescura y dulzura de una manzanita de 12, hasta la ilusión de una madre consciente de todo ello. Simplemente baja un poco y deja que pasen las diapositivas. ¡Espero que os gusten!

 

Bienvenida, Nayra

Hace unos días me presentaron a Nayra, una bomboncita de tan solo 10 días. Esperaba su llegada desde que en abril (justo el día de St. Jordi) les hice a su familia un reportaje al aire libre en un campo de amapolas espectacular – Love you, Mom – al que se acabaron apuntando los tíos y hasta Teddy, el perro de la familia!

El reportaje de bienvenida a casa fue de los que me apasiona: documentar las escenas cotidianas y reales de la llegada al mundo de un bebé a una familia. Nada de decorar al bebé como si fuera un bodegón con bayas y perlas. Esta familia quería unas fotos naturales de familia y a mi no hay nada que me guste más que los gestos espontáneos: un bostezo, un llanto, el protagonismo exigido por una hermanita mayor demostrando que será una gran cuidadora, la mirada dulce de unos papás o la mirada confusa de un bebé recién llegado que solo entiende el lenguaje del olor y del instinto… En fin, un pequeño abanico de imágenes con intención y pensadas que espero que transmitan lo que viví: Amor, naturalidad y pureza.

Gracias, Ana María, Raúl y Anira por la confianza.