Sesión exterior hermanos

Algunas sesiones empiezan con la vergüencita más que normal que sentiría cualquiera al sentirse observado por un fotógrafo, pero si tenéis a alguien con quién hacer piña como un hermanito, pues esa sensación es más leve. Prácticamente todos los niños sienten esa timidez inicial que se va diluyendo a lo largo de la sesión… pero no en todas las sesiones acaban mis retratados corriendo sin pantalones por el prado de la casa de la pradera!!! Y es que la sesión de Ainhoa y David me dejó estupefacta. Pasaron de la vergüenza máxima a la naturalidad más grande mirando a cámara y ofreciéndome retratos realmente bellos. Y eso que no soy muy dada a la mirada directa, y me siento más cómoda en las tomas robadas pero hay veces y hay miradas que bien valen salir de mi zona de confort. Espero que os gusten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 − 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>