Archivo por meses: mayo 2014

Mar & Ona

Primero vino Mar, le pusieron su nombre porque todo empezó allí, en el mar. Luego llegó su hermanita y no pudieron evitar buscar un nombre especial que realmente significase algo para toda la familia. Así que Ona, con solo 15 días de vida y Mar con 2 años, se encontraron conmigo para disfrutar su primera sesión fotográfica en el calor de su hogar. Y tengo que decir que las dos ya apuntan maneras! Madre mía, qué modelazos me agencié… Una con una mirada de esas que derriten con solo 2 añitos, otra con esa ternura y ese olorcito a recién nacido que le dan ganas a una de ponerse a buscar uno de “cosecha propia”. Qué tesoros de hermanas, aguantaron toda la sesión sin chistar. Cuando hablamos de pitufos no hay nada que unos saltitos en la cama y unos lanzamientos de atrezzo no puedan conseguir, pero es que con ellas fue todo coser y cantar. Os dejo un cachito de cada tesoro.

Generaciones

Hace unos días tuve un encargo muy especial. Tuve la oportunidad de retratar a 4 generaciones de mujeres en una sesión de picnic realmente divertida. Bisabuela, abuela, madre e hija, las cuatro y una servidora nos echamos el mantel, las fresas y las manzanas al hombro y arreamos andandito hacia uno de mis rincones favoritos. Y a un tiro de piedra de casa! Qué más se puede pedir? Espero que os guste el resultado, las diapositivas son un pequeño resumen de la sesión.

Un recuerdo para toda la vida

Sin título-1

¿Qué os parece el “packaging” para entregar la tarjeta regalo? Personalmente me parece de un gusto exquisito la opción de regalar fotografía, así que… qué mejor manera de empezar el regalo que apuntando maneras, ¿no? Si le ponemos tanto cariño y delicadeza en la presentación de una tarjetita, imagina el producto final! Prometo pasarme la sesión fotografiando amor y mostrarlo luego… en cachitos!

Cafés, biberones y cachitos de amor en imágenes

Ver crecer a un bebé es una de las experiencias más bonitas y enriquecedoras que puedes vivir. El día a día se hace duro y miras hacia adelante pensando que todo está lejos y que tendrás tiempo de esto y aquello, pero miras hacia atrás y te das cuenta de que el tiempo te ha ganado y de que esos momentos que pensabas que no podrías olvidar se han ido desvaneciendo y no puedes recordarlos con la misma intensidad. Isa y Audrina posaron para mi cuando Audrina tenía tan solo 3 semanas de vida. Eran una recién nacida y una recién mamá. 8 meses después me encuentro a una Audrina redondita y blanquita que dan ganas de morder y que ya ha adquirido habilidades que le permiten robar y churrepetear mi material y a una Isa confiada y segura de sí misma que no puede parar de dar besitos a Audrina. No es para menos, es un bombón!